Aceites Esenciales con frecuencia electromagnética

Existe otra dimensión del poder curativo de los aceites esenciales, y tiene que ver con sus propiedades eléctricas. Todos los aceites esenciales tienen una carga eléctrica, generalmente electrones o iones negativos que son curativos y saludables. Además son energéticos, generan nanovoltios de electricidad (millonésimas de voltio) en frecuencias de megahercios (esto es en el rango de frecuencias de radio o millones de ciclos por segundo).
Estas frecuencias se miden con instrumentos diseñados adecuadamente para ello. En una serie de experimentos realizados en Washington, publicados por Reference Guide to Essential Oils se descubrió lo siguiente:
La frecuencia de los aceites esenciales oscila entre 53-320 MHz, la más alta entre todas las sustancias conocidas. Los aceites con frecuencias más bajas resuenan en los sistemas corporales que poseen dichas frecuencias, tales como los huesos y las articulaciones y, de esa manera, les aplican vibraciones curativas. Cuando se mezclan varios aceites surge una frecuencia de base que puede ser más alta o más baja que la de cualquiera de sus componentes.
En comparación, las hierbas frescas miden 20-27 MHz; las hierbas secas, 12-22 MHz; y los productos frescos, 5-10 MHz. Los alimentos procesados o enlatados miden cero, están muertos. En otras palabras, contienen nutrientes químicos, pero no la nutrición electrónica vital de los alimentos frescos.
Las mediciones en el cuerpo humano demostraron que una persona saludable posee una frecuencia de alrededor de 62-68 MHz. Cuando la frecuencia de una persona desciende a 58 MHz, puede manifestar síntomas de un resfrío. Los síntomas de la gripe comienzan en 57 MHz; los de candidiasis a 52 MHz; y el síndrome de Epstein Barr a 52 MHz. El cáncer puede comenzar cuando el cuerpo desciende a menos de 42 MHz. El proceso de muerte comienza a los 25 MHz y finaliza en 0 con la muerte.
En otros experimentos se midieron los efectos del café y se descubrió que con sólo sostener una taza de café disminuye la frecuencia del cuerpo en 8 MHz, y que beber un solo sorbo puede hacer que la frecuencia disminuya hasta 14 MHz. Cuando se inhalan aceites esenciales después de tomar café, las frecuencias del cuerpo se restablecen en menos de un minuto, pero si no se aplica ningún aceite puede tomarle hasta tres días al cuerpo recuperarse de un único trago de café.
Todavía no se dispone de información sobre la frecuencia de todos los aceites. A continuación listamos unos pocos:

Peppermint
78 MHz
Tanaceto Azul (en Valor y Peace&Calming)
105 MHz
Lavanda
118 MHz
Helicresium (en Pan Away)
181 MHz
Rosa
320 MHZ

Además se descubrió que la frecuencia de los aceites se ve afectada por nuestros pensamientos. Los pensamientos negativos disminuyeron la frecuencia de los aceites en 12 MHz, mientras que los pensamientos positivos las elevaron 10 MHz. La oración marcó una diferencia aún mayor, pues elevó el nivel de las frecuencias en 15 MHz.

Por lo tanto, una de las modalidades curativas más importantes de los aceites es su capacidad para elevar nuestra frecuencia corporal hasta niveles donde las enfermedades no pueden existir. Esto se entiende con facilidad si recordamos que cada gota de aceite es capaz de aportar con 40mil moléculas de alta frecuencia de vibración por cada una de las células de nuestro cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario