Aceite Esencial Copaiba

Desde hace siglos este aceite esencial  amazónico, que era extraído mediante incisiones en el tronco del árbol, fue utilizado por los nativos de la Amazonía para el tratamiento de diversos males. El conocimiento milenario indicaba que es cicatrizante, desintoxicante y desinflamante, ideal para mantener las articulaciones y vías respiratorias en excelente estado, además de proteger la piel contra la psoriasis, herpes, dermatitis, sarna y hongos, destacando como un excepcional antimicótico natural.
Se introdujo en Europa a principios del siglo XVII, donde empezó a ser utilizado para tratamiento de enfermedades venéreas, bronquitis, antiséptico, expectorante y desinflamante.
En la medicina tradicional se aplica como cicatrizante de heridas y en el tratamiento de cistitis, tos, bronquitis crónica, asma, úlceras estomacales, leucorrea, dolor de oído, hemorroides, artritis y dolores musculares, entre muchos otros usos.
El aceite esencial de copaiba contiene ácido copaíbico, que se elimina por los riñones y actúa como antiséptico y anti-inflamatorio de las mucosas genitales y urinarias. Es muy eficaz para las blenorragias no crónicas. Es reconocido como extraordinario protector del sistema digestivo, pues estimula su mejor funcionamiento. Nuestros antepasados descubrieron su gran poder desinflamante, ideal para mantener las articulaciones y vías respiratorias en excelente estado. Por otro lado contribuye a lubricar las arterias y venas, favoreciendo una adecuada circulación de la sangre y una mejor oxigenación, resultando una gran ayuda en casos de várices. Su uso para afecciones del la piel se ha extendido mundialmente mediante la aplicación directa en masajes, ya sea en forma pura o mezclado con otros aceites esenciales.

Los usuarios de este aceite esencial de Grado Terapéutico lo aconsejan para: amigdalitis, bronquitis, dermatosis, disentería, flujos, herpes, hemorroides, hipertensión, leucorrea, próstata, psoriasis, reumatismo, sarna, sífilis, sinusitis, tétano, tos-ferina, tisis, tumores, venéreas, úlceras, urticaria, dolor de oído, micosis dérmica, dolor muscular, afecciones a la garganta, heridas e inflamaciones, riñones, picaduras de insectos, golpes, hinchazones, abscesos, incontinencia de la orina, antiséptico, astringente, antirreumático, expectorante y laxante. Se recomienda que las mujeres embarazadas hablen con su médico antes de comenzar a usarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario